Lo mismo que el fuego fatuo lo mismito es el querer… palabras que el compositor gaditano Manuel De Falla utilizó en su obra el amor brujo, y es que este elemento que nos embruja ha sido fuente de inspiración para una cantidad ingente de obras artísticas,  El pájaro de Fuego de Igor Stravinsky o Los Reales Fuegos Artificiales de Handel son algunos ejemplos destacables.

Y es que el fuego tiene magia, espiritualidad y poder, un poder que es capaz de sacar de un artista la fuerza más profunda de su ser para transmitirla a través de su medio. Manuel De Falla, Stravinsky, Handel a través de la composición y yo a través de mi saxofón.

La fuerza que siempre doy en mis actuaciones se incrementó por las llamas que me rodeaban en el escenario, esa fuerza se transmitió a la sala y al público, y vivimos una noche mágica, nos evadimos de nuestros problemas, dimos rienda suelta a nuestro instinto y en definitiva, ARDIÓ TROYA !!!!!!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 9 =